¿Qué es el efecto silo?

Tips mar. 17, 2020

Hoy en día, según algunos estudios, la mitad de las compañías trabaja en silos.¿Quieres saber qué es y cómo evitarlo? Aquí te lo contamos.

photo-1518729371765-043e54eb5674
Photo by Pascal van de Vendel / Unsplash

Qué es el efecto silo

Pero ¿cómo reconocer cuándo se produce este efecto en una empresa? Cuando es incapaz de trabajar de forma eficiente entre sus diferentes áreas de negocio, es decir, existencia tendencia a trabajar por sectores de la organización de forma paralela, departamentos desalineados con objetivos descoordinados. También, por un lento funcionamiento de empresa, de su flujo de información y toma de decisiones, poca optimización y agilidad en tareas y resolución de dificultades o cuando una sola función clave se encuentra desconectada del resto de la empresa.

Cusas del efecto silo

Circulación de información de forma vertical, desde la base hacia arriba formando tareas que se dividen en los diferentes ámbitos. Esto fomenta carencia de contacto entre miembros del mismo ámbito, aumento de malentendido y tareas duplicadas, y fugas de tiempo.

No resolución de problemas por parte de los niveles medios o bajos (departamentos) debido a su incapacidad de afrontarlos y esperan que los superiores lo solucionen. Como consecuencia implica costes a nivel de recursos, una necesidad de control extra por alta confianza en los demás.

Rigidez por parte de la compañía cuya actitud es resistencia al cambio, donde los responsables se muestran protectores hacia cualquier tipo de transformación, ignorado el entorno dinámico que nos rodea.

Etapa de crecimiento rápido de la empresa. La concentración de esfuerzos focalizada en este crecimiento que, ante la nueva incorporación mucho personal, no se les presta la atención necesaria y puede impactar negativamente en los resultados empresariales. Los nuevos no obtienen visión global del funcionamiento de organización porque no se les dedica el tiempo y esfuerzo necesarios para completar eficientemente el proceso de incorporación.

photo-1558267931-d10d1290bf6f
Photo by Joost Crop / Unsplash

Evitar el efecto silo

Adaptarse o morir. Nos rodean mercados cambiantes cuya exigencia crece igual que la rivalidad. Sólo las empresas preparadas, competitivas y flexibles destacan y consiguen el éxito adaptándose a cualquier situación juntamente con estructuras organizativas que ayudan al ajuste rápido y a la fluidez de la toma de decisiones.

Alineación de todas las partes en un único mapa, todo el equipo hacia el mismo objetivo estrechando relaciones entre diferentes áreas de la compañía a partir de la toma de decisiones para incrementar el éxito del modelo de negocio y valor de la compañía, fomentando también el talento del equipo. Importante dar apoyo a los trabajadores a la mejora de sus habilidades y a que desarrollen competencias nuevas que contribuyan de forma significativa a la compañía, pero antes haber hecho un análisis individual de las capacidades que tienen.

Fomentar el compañerismo y la comunicación. Cada empleado recibe órdenes directamente del responsable sin conocer dónde actúan el resto de los compañeros de otras áreas. Al saberlo, comprenden mejor el porqué de las sus tareas y la importancia de su contribución en los demás. Los esfuerzos de todos van en la misma dirección, fomentan la coordinación y fluye el conocimiento.

Información visible para todos, la cual ha de ser fácil de interpretar y bien estructurada permitiendo al personal de diferentes departamentos a tener el mismo derecho a acceder a los datos generales. Los miembros perciben la confianza y transparencia de su empresa con este acto, haciéndoles sentir más integrados en la organización.

Como has podido ver, el efecto silo puede llegar a destruir por dentro una empresa, descomponiéndola, siendo un peligro para la salud de cualquier compañía porque debido al exceso de visión vertical, reduce productividad y comunicación efectiva entre miembros de los equipos, dificulta su crecimiento, limita las acciones de los empleados y su reacción ante las necesidades del cliente.

photo-1511632765486-a01980e01a18
Photo by Helena Lopes / Unsplash

Para evitar este efecto, primordialmente es necesario un cambio de punto de vista y actitud para contribuir en una buena comunicación, sinergia y cooperación. Si no se quiere caer en una espiral de caos donde se pierde el control de la organización, de sus departamentos y el idividual de cada empelado, generando costes y gastos adicionales en intentos fallidos de recomepiner los pedazos de algo destrudio.

Visita nuestra web