Las claves que no sabías para potenciar la rentabilidad de tu negocio

Administración de empresas jul. 14, 2020

daria-nepriakhina-9uEHFjGXnCE-unsplash
Photo by Daria Nepriakhina on Unsplash

Ha llegado el momento de la verdad, es momento de formularse la pregunta que todos los negocios, empresas y emprendimientos deben hacerse: ¿Esto es realmente rentable? Una pregunta que puede hacer temblar a cualquier equipo de trabajo porque de obtener un no como respuesta… es momento de evaluar qué acciones en respuesta deben aplicarse.

Y es que ninguna organización está diseñada para perder, salvo algunas organizaciones sin fines de lucro (y allí está la clave de porque la rentabilidad “no les afecta”) si no existe una empresa que sea capaz de sobrevivir sino es capaz de asegurarse un flujo de caja justo para seguir operando.

Es por ello que la rentabilidad del proyecto es un aspecto crucial en la administración de empresas ya que es la base para tomar decisiones que permitan optimizar recursos, abrir cuentas bancarias, buscar propuestas de negocios e incluso mantener abierta las puertas de la empresa.
Es por ello que recolectamos los mejores consejos y recomendaciones para aumentar la rentabilidad de tu negocio ¡Es hora de transformar todas las carencias en oportunidades de mejora!

¿Qué es la rentabilidad empresarial?

Definimos pues la rentabilidad o factibilidad de una empresa como su capacidad de generar dinero, es decir es el valor de ingresos obtenidos a partir de unos costos y gastos asociados al funcionamiento de una empresa.

Se emplea el término factibilidad con mayor frecuencia cuando se evalúa la rentabilidad de un proyecto antes de realizar la inversión, a través de proyecciones que permiten predecir si este es o no una buena opción para colocar un capital.

¿Es lo mismo ganancia que rentabilidad? No, bien ambas son índices que pueden determinar el impacto positivo de la actividad económica la ganancia se refiere al valor neto obtenido de sustraer los costes y gastos totales que percibe una empresa frente a la entrada de dinero que tuvo en una actividad o periodo específico, en cambio la rentabilidad determina el alcance del ingreso neto en relación al tamaño de la organización.
En pocas palabras: La rentabilidad es que tan eficiente es una inversión en producir ganancias.

¿Por qué es importante la rentabilidad empresarial?

Entender y desarrollar los conceptos de tasa de retorno, rentabilidad empresarial y ganancia del ejercicio son fundamentales para dirigir con éxito una organización, es la única manera en la que los números se mantendrán sólidos.

Ya que si no puedes determinar cuánto del dinero que inviertes regresa a ti es imposible proyectar las compras de materias primas, apertura de cuentas bancarias, administrar tarjetas de débito empresariales, analizar expansiones u otras inversiones de capital.

La rentabilidad además permite determinar si el dinero que sustrajiste estuvo justificado, permitiendo discernir si en un futuro es adecuado repetir dicha operación.

Además, que indica rápidamente si están ocurriendo carencias en la entrada de dinero, lo que te permite encontrar adecuadamente oportunidades de mejora con el fin de aplicar un ERP (Enterprise Resource Planning – planeación de los recursos empresariales) efectivo.

¿Cómo determinar el índice de factibilidad?

Simplemente debes aplicar una relación entre el valor de la ganancia neta obtenida entre la inversión que debió hacerse para obtener dicha ganancia, el resultado deberá ser mayor a uno para que se considere factible, y mientras más grande sea el resultado de este índice mejores resultados arroja la el proceso.

También es importante conocer el punto de equilibrio, es decir el punto la relación entre las ventas y los costos de producción y administrativos es igual a 1, por encima se considera que existen ganancias y por debajo pérdidas.

Para poder conocer entonces el índice de factibilidad se deberán tomar en consideración cinco aspectos fundamentales:

El valor de las ventas en el periodo de tiempo: en este punto se puede dividir por producto, para tener un sondeo más específico de consumidor y la demanda, puede que un producto no se esté vendiendo como debería, pero otros sí, determinar cual pertenece a cada categoría es crucial para mantener a una empresa.

El precio de venta: La cantidad de dinero que va a ser percibida por cada unidad es crucial para determinar factibilidad, puede que el costo de una materia prima haya aumentado de tal manera que al precio que está definido para el producto genere pérdida.

Los gastos empresariales: La única manera de saber si una ganancia es rentable es si determina el costo que implicó generarla, esto debe abarcar materiales mano de obra directa e indirecta y otras cuentas destinadas por la estructura de costos.

El retorno sobre el patrimonio: Indica la cantidad de flujo financiero que genera la empresa en función del dinero que han invertido los accionistas, una manera de conocerlo es una relación entre la ganancia y el patrimonio.
Determinar adecuadamente la rentabilidad: No es únicamente tener la información sino saberla procesar ¡Y analizar! Es importante entonces saber desglosar tanto ingresos como egresos para poder confiar en los resultados obtenidos.

Las claves para mejorar la rentabilidad de tu empresa

Se tenga un alto índice de rentabilidad o no, siempre existirán puntos cruciales que se pueden abarcar para obtener los mejores resultados posibles, algunas recomendaciones básicas sobre el tema serían:

Analiza y administra adecuadamente tus gastos: Procesos de limpieza no estandarizados, fallas en la negociación con proveedores, una subproducción o sobreproducción, manejo de desperdicios que pueden ser vendidos o aprovechados, entre otros pueden disminuir los costos lo que aumenta la rentabilidad.

Optimizar recursos el motor productivo y el inventario: el costo de mantenimiento y una mala gestión en tu cadena de suministros son fatales para tu productividad, aquí los softwares a medida presentan una solución viable para mantener todo bajo control.

Compra de manera efectiva: No compres de más, apóyate en tu equipo de planificación y ventas, según sus proyecciones puedes detectar las áreas más costosas y menos rentables, así como una tasa de adquirió que te permita sobrellevar imprevistos, pero sin sobreacumulación.
Eleva la calidad del producto: a la larga no cuesta mucho más y permite elevar el precio.

Potencia el poder de ventas: Clasifica clientes según la cantidad que se les vende y las ganancias asociadas, explora nuevos mercados, implementa diversificación de productos entre otras alternativas.

Mejora el plan de mercadeo: esta es la principal herramienta que te hará ampliar tu mercado y llegar a más personas, aprende que es lo que distingue tu producto y posiciónalo en internet con ayuda de los CMS y aplicaciones similares.

Visita nuestra web