Guía para no fracasar con tu Startup

feb. 21, 2020

Antes de iniciar una Start Up los emprendedores temen el fracaso, y hacen bien. Hay que tener en cuenta algunos aspectos antes de lanzarse a la piscina aun que tengamos una biena idea. Veámos cuáles son en esta guía para no fracasar con tu Startup.

photo-1493836512294-502baa1986e2
Photo by Nik Shuliahin

Motivos para el fracaso de tu startup

Vivimos en un mercado competitivo y globalizado donde surgen nuevos cambios constantemente, y quienes se adaptan a ellos más rápidamente son los que sobreviven y destacan sobre el resto. Mientras, quienes no se adaptan van desapareciendo progresivamente o intentan sobrevivir con actitud positiva.

Los motivos del fracaso son varios de los que mencionaremos a continuación, que deberían servir como lecciones para cada persona y/o emprendedor:

  • No existe mercado: antes de desarrollar un producto o servicio, asegurarse que cubra alguna necesidad o solucione algún problema. El producto se debería revisar varias veces para que cumpla su objetivo y encaje en el mercado, pero en el peor de los casos, recrearlo completamente.
  • Equivocarse de estrategia y fracaso en el modelo de negocio, fruto de no haber razonado correctamente las ideas antes de poner en marcha un producto que no es demandado. Hay que enfocar la estrategia de negocio a la necesidad de los consumidores, analizando el mercado y teniendo claro los objetivos.
  • Problemas con el producto lanzado: poco atractivo o defectuoso. Si el producto lanzado en mercado interesa a pocos o ni uno puede ser debido a la estrategia de negocio empleada que provoca que no encaje el producto en el mercado o por una mala ejecución de esté, pudiendo desarrollar defectos al lanzarse en el mercado o no se elabore a tiempo.

Los principlaes problemas

  • Mal equipo directivo: un buen equipo directivo evita que un modelo de negocio fracase, se quede sin dinero y surjan problemas con el producto. Desde un principio, tener claro las ideas y atribuir las tareas a cada miembro gerente. Es importante tener uj buen sistema de control de gastos desde el principio.
  • Falta de capital: muchas startups al principio se financian con crédito financiero o crédito familiar. Para evitar problemas de liquidez recomendable preparar modelos de austeridad, planificar donde dedicar los recursos y el ROI. La mayoría, como no generan gran cantidad de ingresos, acuden a financiación ajena como las aceleradoras e incubadoras de empresas.
  • Ignorar a los clientes. ¿Si todas nuestras estrategias y proyectos se focalizan en los clientes, tiene sentido ignorarlos? Aunque surjan ideas muy interesantes no es suficiente porque si no son deseados para ellos no vale la pena elaborarlos, ya que difícilmente el proyecto funcione.
  • Ignorar la competencia: no hay que ignorarla, puede provocar la decaída de la empresa, pero tampoco obsesionarse con ella, no es saludable.
  • Mala relación coste-precio: los emprendedores son demasiado optimistas a la hora de encontrar clientes. Al principio es más fácil conseguirlos creando la página web, servicio o producto, pero más tarde captar de nuevos se vuelve difícil, donde el Coste de Adquisición de un Cliente que supera a los ingresos que se obtienen durante la relación con los clientes LTV (LifeTime Value of the customer).
  • Mala comunicación, necesario saber captar la atención de posibles clientes mediante estrategias de marketing y comunicación que se han de emplear de forma progresiva y analizando que esté dentro de las posibilidades de la empresa. ¿Por qué vale la pena invertir en este tipo de propuestas? Porque permiten mejorar la imagen de la marca de la empresa, darse conocer y obtener engagement con los clientes.

photo-1508394522741-82ac9c15ba69
Photo by Estée Janssens

Recibimos noticias de exitosas start ups como que obtienen grandes beneficios, sus instalaciones son deseables y se organizan grandes fiestas de lanzamiento, pero hay que ver la otra cara de la moneda. Para mantenerse en pie en el mercado, importante considerar esos motivos que pueden hacernos decaer. La toma de decisiones es un factor imprescindible: una mala decisión por pequeña que sea puede impactar a gran escala a tu empresa, incluso hacer que caiga. Por lo tanto, hay que analizar el mercado y sus necesidades considerando la competencia y los clientes y sus necesidades a cubrir.

Visita nuestra web