¿Cómo es un ERTE en tiempos del COVID19?

Tips abr. 05, 2020

Seguro que has oido hablar de los ERTE a todas horas. Quizá tu empresa piensa en aplicarlo o lo ha hecho ya. En cualquier caso queremos contarte un pcoo sobre esto para que no te pille por sorpresa. Sigue leyendo.

dsxc
Photo by Helloquence / Unsplash

¿Qué es un ERTE?

El Expediente Temporal de Regulación de Empleo (ERTE) es la forma que tienen algunas empresas de poder atajar los efectos de la crisis económica que les está provocando la situación derivada de la pandemia del COVID-19.

El Gobierno ha optado por flexibilizar la aplicación de los ERTEs. El parón en la actividad causado por la ruptura de las cadenas productivas y las medidas de confinamiento de la población hace que las empresas hayan decidido enviar a los trabajadores al paro mientras dure el impacto económico de la crisis. Enviado al paro a los empleados las empresas alivian sus costes salariales y tienen un mejor control de los gastos.

Son varias las industrias y empresas de todos los tamaños que ya han anunciado que están presentado ERTEs. Pero... ¿Qué son? ¿Cuáles son los derechos del trabajador? A continuación, comentamos los aspectos derivados de un ERTE por coronavirus.

Es importante comentar que un ERTE no es un ERE. En un ERE el trabajador ya no va a volver a la empresa, pero en un ERTE es trabajador solo se mantendrá apartado hasta que vuelva a recuperarse la actividad de la empresa.

Que el Estado haya flexibilizado su aplicación, no significa que haya barra libre. La Seguridad Social apunta: ''La empresa debe estar afectada por la declaración del estado de alarma y el coronavirus''.

Bajo estás condiciones, la empresa puede aprobar la medida en 5 días con efectos retroactivos. Pero siempre y cuando se puedan justificar pérdidas de actividad como consecuencia del Covid-19 y del estado de alarma, que impliquen suspensión o cancelación de actividades, cierre de locales de afluencia pública, restricciones en el transporte y en la movilidad de las personas y/o las mercancías, falta de suministros que impidan continuar la actividad, o bien en situaciones urgentes y extraordinarias debidas al contagio de la plantilla o la adopción de medidas de aislamiento preventivo.

photo-1575505586569-646b2ca898fc
Photo by Bill Oxford / Unsplash

¿Cómo están procediendo las empresas a su aplicación?

  • Comunicación oficial a los trabajadores
  • Constituir una mesa de negociación
  • Establecer un calendario de reuniones (como mínimo habrá dos)
  • Levantar acta en cada reunión firmadas por todos los asistentes
  • Se notifica a los empleados y a la autoridad laboral la decisión de suspensión o reducción de contratos
  • En el caso que los empleados decidan ir a juicio, y el juez decide que el ERTE no es válido, la compañía deberá readmitir a los trabajadores en sus puestos y abonar la diferencia de sueldo no pagada durante los días en los que se han visto afectados por este procedimiento

Aspectos importantes sobre los ERTE

Ahora bien, ERTE por coronavirus da la posibilidad de cobrar el paro aunque no hayan cotizado el periodo mínimo necesario para obtenerlo. Exactamente, se tiene acceso al 70% de la base de cotización en base a un cálculo con los 180 últimos días cotizados, o menos si no se llega a esa cantidad. Además, no consume paro un ERTE por coronavirus.

En resumen, siempre y cuando alguno de los siguientes aspectos puedan ser acreditados se podría llegar al ERTE en las condiciones fijadas por el Consejo de Ministros :

  • Suspensión o cancelación de actividades
  • Cierre temporal de locales de afluencia pública
  • Restricciones en el transporte público y, en general, de la movilidad de las personas y/ o las mercancías
  • Falta de suministros que impidan gravemente continuar con el desarrollo ordinario de la actividad
  • El contagio de la plantilla o la adopción de medidas de aislamiento preventivo decretados por la autoridad sanitaria
  • Si eres una PYME, recomendamos que te pongas cuanto antes con tu gestoría explicando el motivo por el que se os veis obligados a aplicar el ERTE derivado de la declaración del Estado de Alarma o de otras causas relacionadas con el COVID-19.

La Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS), mientras dure el período de suspensión de contratos o reducción de jornada autorizado por fuerza mayor temporal relacionado con el COVID-19, exonerará a la empresa del abono de la aportación empresarial prevista en el artículo 273.2 de la LGSS, así como del relativo a las cuotas por conceptos de recaudación conjunta, en un:

  • 100% si, a 29 de febrero de 2020, tuviera menos de 50 trabajadores en situación de alta en la Seguridad Social.
  • 75% cuando en la referida fecha tuviera 50 o más trabajadores en alta
  • Será la empresa la que solicite esta exoneración de cuotas a la TGSS, comunicando la identificación de los trabajadores y el período de la suspensión o reducción de jornada.
  • Se establece su extensión a los afectados por ERTE autorizados o iniciados antes del 18 de marzo de 2020, eso sí, siempre que deriven directamente del COVID-19. Las personas trabajadoras no se verán afectadas por esta exoneración, manteniéndose la consideración de dicho período como efectivamente cotizado a todos los efectos, sin que resulte de aplicación lo establecido en el artículo 20 de la LGSS.

Esta es la información que hemos podido recopilar hasta la fecha. En cualquier caso, ponerse en manos de profesionales es necesario ante una situación de este tipo.

Finalmente, es necesario estar atento a posibles novedades en esta materia que puedan anunciarse en los próximos días. El escenario es cambiante, al igual que se van incrementando las medidas adoptadas continuamente.

Visita nuestra web